/sites/default/files/banner_web_cabecera.png

SALVE REGINA

Compositor: 
Anónimo
Fecha Compositor: 
Siglo XI

Salve Regina es una de las oraciones de la Iglesia  más populares, dedicada a María. Aunque tiene muchas atrubuciones se desconoce  a su autor. Sólo está confirmado que Bernardo de Claraval, monje cisterciense del siglo XI, añadió la invocación final:  "O clemens. O pia. O dulcis Virgo Maria". Los monjes cantan esta oración al final de completas (sobre las 21:h.), antes de irse a dormir. El siglo más probable de su composición es el XI

Es canto gregoriano, en tonus simplex.

Letra Original: 

Salve, Regina, Mater misericordiae, vita dulcedo et spes nostra, salve. Ad te clamamus exules filii Hevae, ad Te suspiramus gementes et flentes in ac lacrimarum valle. Eia ergo advocata nostra, illos tuos misericordes oculos ad nos converte et Jesum, benedictum fructum ventris tui, nobis post hoc exilium ostende. O clemens. O pia. O dulcis  Virgo Maria.

Traducción: 

Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve. A ti, clamamos los desterrados hijos de Eva. A ti, suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lagrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro, muéstranos a Jesús fruto bendito de tu vientre. ¡Oh, clemente!, ¡Oh, piadosa!, ¡Oh, dulce Virgen María!

Actividad: 
Actualmente fuera de programa
Año en que se montó: 
2006
Año última interpretación: 
2006