/sites/default/files/banner_web_cabecera.png

ALFONSINA Y EL MAR

Compositor: 
Ariel Ramírez
Fecha Compositor: 
1921-2010
País de origen: 
Argentina
Autor de la letra: 
Félix Luna
Arreglos: 
Hugo de la Vega

Alfonsina y el mar es una zamba compuesta por el pianista argentino Ariel Ramírez y el escritor Félix Luna, publicada por primera vez en el disco de Mercedes Sosa “Mujeres argentinas”, de 1969.

La imagen de la izda muestra a Mercedes Sosa, Ariel Ramírez al piano y detrás Félix Luna.

La canción es un homenaje a la poetisa de la misma nacionalidad Alfonsina Storni, que se suicidó en 1938 en Mar del Plata, saltando al agua desde una escollera, aunque, según la canción, se internó lentamente en el mar.

Alfonsina, que sufría de frecuentes depresiones y trastornos nerviosos, vio acrecentados los síntomas cuando fue diagnosticada y operada de un cáncer de mama en 1935. En la madrugada del martes 25 de octubre de 1938 Alfonsina abandonó su habitación donde se alojaba en el Club Argentino de Mujeres, en el Mar del Plata, y se arrojó al mar, habiendo dejado antes un poema ('Voy a dormir') que envió al diario La Nación, y que sirvió de inspiración a Félix Luna para el texto de esta composición.

Dientes de flores, cofia de rocío,  manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme puestas las sábanas terrosas  y el edredón de musgos escardados.
Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera,  una constelación, la que te guste, todas son buenas; bájala un poquito.
Déjame sola: oyes romper los brotes,  te acuna un pie celeste desde arriba  y un pájaro te traza unos compases  para que olvides.
Gracias... Ah, un encargo,  si él llama nuevamente por teléfono  le dices que no insista, que he salido...

Al día siguiente La Nación publicó su poema de despedida, cuyos dos últimos versos constituyen un misterio poético que ninguna biografía ha logrado desvelar 'Si él llama nuevamente por teléfono  le dices que no insista, que he salido...'  Casualmente, en un período de 20 meses, no solo murió Storni sino también sus amigos y escritores Horacio Quiroga y Leopoldo Lugones, ambos por suicidio.

Aunque Ariel Ramírez no conoció directamente a la poetisa, ésta fue alumna del padre de Ariel, Zenón Ramírez, que trasmitió a su hijo el drama de Storni. Impresionado por estos recuerdos y por las poesías de Storni, que le trajo Luna, Ramírez compuso la música, y Luna aportó después la letra.

Ariel Ramírez, argentino, fue un compositor y pianista de extensa trayectoria musical y una de las figuras más destacadas del nativismo argentino. Difusor de la cultura tradicional a través de una amplia discografía y de sus actuaciones al frente de su compañía de folclore desde 1955 hasta la década de los ochenta. Autor de numerosas canciones criollistas sumamente populares y de la Misa Criolla, una de las obras más importantes de la música argentina.

De todos sus LP como intérprete, el que adquirió mayor trascendencia fue Coronación del Folklore, uno de los hitos fundamentales del nativismo, grabado en 1963 con Eduardo Falú y Los Fronterizos.

Como compositor escribió, además de una larga lista de canciones, varios ciclos integrales, presentados todos ellos a través de ediciones discográficas que tuvieron una notable repercusión. El primero de estos discos es es que incluye la Misa Criolla y, también en carácter de estreno, los villancicos reunidos bajo el título Navidad Nuestra con textos de Félix Luna. En 1965 grabó con Ramón Navarro la cantata épica Los Caudillos escrita en colaboración con el historiador y poeta Félix Luna y en 1969 el ya citado Mujeres Argentinas, cantado por Mercedes Sosa y también con textos de Luna. Posteriormente, en 1971 grabó la Cantata Sudamericana, igualmente con textos de Luna.

Félix Luna, Falucho, nació y murió en Buenos Aires (1925-2009) y fue un reconocido abogado, historiador, escritor, artista y político argentino, miembro de la Unión Cívica Radical. Fundador y director de la revista Todo es Historia. Colaboró intensamente como letrista con Ariel Ramírez en numerosas obras musicales, tal como se ha señalado más arriba.

El arreglo que interpretamos aquí es de Hugo César de la Vega, músico y director de coro argentino, nacido en la provincia de Córdoba, donde actualmente desarrolla su actividad en el Coro de la Facultad de Ciencias Económicas de la U.N.C. que dirige desde 1980. Dirige también la Coral Resonancia. En el año 2009 fue elegido presidente de ADICORA, Asociación de Directores de Coros de la República Argentina, puesto para el que fue reelegido en 2011.

Se incluyen, entre los archivos de sonido, la grabación original de Mercedes Sosa de 1969 y la versión coral, que es la que cantamos nosotros, interpertada por el Coro Exaudi de La Habana, dirigido por María Felicia Pérez.

Letra Original: 

Por la blanda arena que lame el mar
su pequeña huella no vuelve más,
un sendero solo de pena y silencio llegó
hasta el agua profunda.
Un sendero solo de penas mudas llegó
hasta la espuma.

Sabe Dios que angustia te acompañó
qué dolores viejos calló tu voz
para recostarte arrullada en el canto
de las caracolas marinas.
La canción que canta en el fondo oscuro del mar
la caracola.

Te vas Alfonsina con tu soledad,
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
Una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y la está llevando
y te vas hacia allá como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.

Cinco sirenitas te llevarán
por caminos de algas y de coral
y fosforescentes caballos marinos harán
una ronda a tu lado.
Y los habitantes del agua van a jugar
pronto a tu lado.

Bájame la lámpara un poco más,
déjame que duerma nodriza en paz
y si llama él no le digas que estoy
dile que Alfonsina no vuelve.
Y si llama él no le digas nunca que estoy,
di que me he ido.

Actividad: 
Actualmente fuera de programa
Año en que se montó: 
2013